Análisis crítico de la Universidad de la Defensa

Miguel Angel SarniPor Miguel Ángel Sarni*

Algunas observaciones acerca de la creación de la Universidad de la Defensa Nacional muestran el retroceso y deterioro en la formación de las FFAA y de Defensa. Dada la multiplicidad de misiones que las democracias modernas imponen a sus FFAA, urge cultivar desde los menores niveles, el juicio crítico, la independencia de criterio y la capacidad de razonar y discernir frente a los nuevos y maleables escenarios, apoyados en valores éticos y principios sanmartinianos y en resistencia física a las tensiones y al esfuerzo.

1.     Introducción

Es tan evidente la gestión de desprestigio de nuestras Fuerzas Armadas y tan notorios los indicadores de la degradación de su componente militar que continuar manifestándose sobre la cuestión, como un mero ejercicio intelectual, resulta un absurdo.

Es un deber de las autoridades civiles, militares y de la dirigencia política en general velar por el prestigio de nuestras Fuerzas Armadas. No hay excusas para seguir mirando al costado cada vez que son agraviadas o atacadas. Urge rescatar y acrecentar su prestigio y su respeto ante el pueblo de la Argentina y también, lo no menos importante, su institucionalidad.

La paz universal está tan lejos hoy como hace mil o dos mil años, pero las armas son infinitamente mejores que las de entonces, y los conflictos de interés por recursos naturales o por mercados, mucho peores. Pero un mundo sometido a la incertidumbre de la fragmentación étnica, lingüística, religiosa y cultural, constituye una fuente creciente de conflictos internacionales que no reconoce nacionalidades ni fronteras.

Ha surgido un nuevo ámbito de enfrentamiento: la “creciente y cada vez más sofisticada” amenaza cibernética. Asimismo, rara vez el mundo estuvo tan aquejado de estados que colapsan devorados por amenazas internas, separatistas, sediciosas, narcotráfico o criminales; mejor armadas que los propios ejércitos.

Nuestras FFAA subsidiariamente integran Operaciones Multilaterales de Paz y participan en emergencias por Catástrofes.

El desarme podrá ser un objetivo deseable, pero por ahora a pesar del progreso del Mercosur y de la solución de los problemas limítrofes de la Argentina, nadie ha querido proponer en voz alta un desarme unilateral. Y, sin embargo, ocurrió. En cámara lenta, pero ocurrió.

a.     Legislación vigente:

Es necesaria su actualización que permitirá:

1)      Definir los escenarios futuros.

2)      Determinar una política de defensa y un diseño estratégico de las FFAA.

3)      Debatir un presupuesto militar para alcanzar un determinado fin, que rija la escala salarial del personal.

4)      Establecer los requisitos de formación y perfeccionamiento que deben ser adoptados a fin de posibilitar una apropiada educación e instalación de un sistema educativo de defensa de calidad.

5)       Instrumentar la formación de un Sistema de Reservas calificadas.

6)      Definir un programa de desarrollos tecno-industriales para la defensa.

b.     La educación:

Es la clave estratégica para hacer del conocimiento un medio para el desarrollo humano, es decir hacernos mejores personas. En nuestro país los sistemas educativos con estándares claros y ambiciosos han dejado de ser prioridad.

A partir de fines de los 80, como consecuencia de las secuelas de la represión de la guerrilla, la derrota de Malvinas y la falta de presupuesto para su reequipamiento, el área de Defensa decidió que las FFAA debían salir del bunker cultural transformándolas y modernizándolas apuntando a la calidad humana, con una visión amplia inmune a la peligrosa idolatría de lo fragmentario.

Los sucesivos Ministerios de Defensa y autoridades de las FFAA convencidos de que la calidad operacional de las FFAA dependería de su calidad educacional, tomaron la decisión prioritaria de modernizar la educación militar, apuntando a mejorar su activo principal: el recurso humano. Se encaró una profunda reforma del sistema educativo de Defensa, de tres modos: se potenció la formación militar con contenidos universitarios, se abrieron los propios claustros a docentes y a civiles, y se dio apoyo al personal militar para cursar carreras de grado y posgrado de interés para las Fuerzas en Universidades Nacionales, Provinciales y Privadas; y Extranjeras.

El nuevo Sistema Educativo de Defensa permitía la formación simultánea de la personalidad en el dominio de la ética y de la conducción de los hombres; una sólida capacitación profesional específica sumada a una intensa formación universitaria de sus oficiales en carreras de grado y posgrados; una formación terciaria para suboficiales a través de pregrados y tecnicaturas; y una formación secundaria (preuniversitaria) en los Liceos Militares donde paralelamente se recibe instrucción militar. Se les sumó el conocimiento de dos lenguajes: una lengua extranjera y el lenguaje informático.

Se desarrollaron creaciones universitarias militares, mediante las leyes 23.554/1988 (de Defensa Nacional), 24.521/95 (de Educación Superior) y 24.948/1998 (de Reestructuración de las FF. AA.)

Entre 1995 y 2003, los Institutos Universitarios de cada una de las tres FFAA fueron evaluados institucionalmente y acreditadas sus carreras de grado y posgrado por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU).

Fue la primera vez en la historia de las FFAA que sus tres Instituciones Educativas accedieron a ser auditadas en materia de calidad por una Comisión educativa civil, y (a decir verdad) un organismo fuertemente exigente. ¿Cómo habíamos transitado los militares argentinos el proceso de auditoria civil?

No hay contradicción alguna entre los principios de la Constitución y los valores permanentes de las FFAA. Asimismo, contrariando que todo lo militar se arregla sólo entre militares, las fuerzas se obligaron a sí mismas a aceptar una supervisión muy fina de su estilo, de sus estándares, de su organización académica y, lo que es más delicado aun, de sus contenidos por parte de la CONEAU, un agente externo a la Institución. Podíamos afirmar que los integrantes de las FFAA quedaban condenados a aprender permanentemente, con el objetivo de tener no solo hombres de armas de acción sino de pensamiento.

Juan Carlos Pugliese (h) como Presidente de CONEAU visitó el Colegio Militar de la Nación y dejó este testimonio en el libro de visitas: “Creemos haber cumplido con el deber de encontrar una coincidencia entre la formación militar y la universitaria”.

La exitosa matriz educativa de las FFAA con plena convergencia en el Sistema Educativo Nacional, seguía modelos exitosos y prestigiosos internacionales.

2.     Universidad de la DEFENSA

Si se debe hablar de estas transformaciones es sólo porque hoy están en discusión. Y en una sociedad democrática, esa discusión es, por definición, de puertas abiertas. A partir del 2006, el área de Defensa suprimió gran parte de los cambios excelentes del modelo de educación militar adoptado (sustentado en experiencias internacionales), que se había gestado con mucho trabajo y venciendo no pocas resistencias internas.

Se desarrolló una nueva, desordenada y preocupante reforma, direccionándola hacia una matriz educativa politizada y burocrática, con un alarmante ideario y con escasa exigencia universitaria. En el 2014 se desembocó en el proyecto de creación de la Universidad de la Defensa.

a.     Creación de la Universidad de la Defensa (Con fecha 12 Nov 2014, el Congreso sancionó la ley Nro. 27015)

Los extensos considerandos contrastan con la vaguedad de los nueve artículos que componen el proyecto de ley. Tal es la ambigüedad que se deja librada a la reglamentación ulterior que obviamente escapará del control legislativo.

Breves consideraciones a la ley de creación de la UNDEF:

1)      Expresa que su principal objetivo es la necesidad de institucionalizar una conducción civil en la formación de las FFAA, lo cual no es cierto habida cuenta de que los institutos superiores universitarios de las FFAA siempre dependieron de autoridades civiles del Ministerio de Defensa (Secretarías y Subsecretaría de Formación Militar)

2)      El art 26 de la ley de Educación Superior expresa que la enseñanza superior universitaria estará a cargo de las universidades nacionales, de las universidades provinciales y privadas reconocidas por el Estado nacional, y de los institutos universitarios estatales o privados reconocidos. A estos últimos no le son de aplicación las normas sobre autonomía (es limitada) y sobre gobierno-cogobierno (subordinado a su pertenencia institucional) de las instituciones universitarias nacionales que prevé la presente ley. La Universidad de la Defensa no se encuadra en ninguna de la Instituciones que integra el Sistema Universitario Nacional.

3)      El art 27 de la ley de Educación al cual se hace referencia en la ley de creación de la Universidad de la Defensa expresa que: las instituciones que responden a la denominación de “Universidad” deben desarrollar su actividad en una variedad de áreas disciplinarias no afines orgánicamente estructuradas en facultades, departamentos o unidades académicas equivalentes. Las instituciones que circunscriben su oferta académica a una sola área disciplinaria se denominan Institutos Universitarios. En este artículo reside el motivo por el cual se crearon tres Institutos Universitarios (Tierra, Mar y Aire) caracterizados por tener autonomía limitada, con un sistema de gestión subordinado a su pertenencia institucional.

b.     Aprobación del Estatuto Provisorio de la UNDEF (En mayo 2015, por Resolución del MINISTRO DE EDUCACIÓN)

Consideración sobre el gobierno de la UNDEF

1)      Reconoce una compleja serie de Consejos que, de cumplirse con lo establecido, vuelve harto difícil una fluida y ágil gestión. El Consejo de Dirección se integra con los principales responsables del área de Defensa (se estima bastante complicado reunirlos a todos y disponer del tiempo necesario para poder debatir temas educativos complejos). El Consejo Consultivo integrado por once miembros designados por el PE a propuesta de los siguientes organismos: tres por el Consejo Interuniversitario Nacional; uno por el Ministerio de Defensa; uno por el Ministerio de Educación; uno por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; uno por el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas; los presidentes de las comisiones de Defensa y de Educación de la Honorable Cámara de Diputados de La Nación y de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación respectivamente; parece ser más un órgano legislativo que un ejecutivo, cuyos reales aportes parecen estimarse como bastante vidriosos, en atención a parecidas comisiones del pasado de efímera eficiencia o eficacia.

El Consejo Consultivo de Gestión presidido por el Rector e integrado por los Vicerrectores, los Decanos; los Secretarios del Rectorado; tres representantes del claustro docente; un representante del personal de apoyo académico; puede equipararse, en cierta forma, a un Consejo Superior Académico.

2)      Con respecto a los órganos de gobierno de la UNDEF, debe destacarse que el aspecto característico y central de ésta consiste en una mera adecuación burocrática, puesto que se idearon una serie de nuevas unidades académicas (facultades) en las que se insertaron, por simple afinidad, las actuales dependencias académicas de los Institutos existentes. El funcionamiento central de la Universidad de la Defensa da a pensar más en una conformación vertical que a las estructuras participativas, pluralistas y democráticas que conforman el gobierno de las universidades nacionales.

c.      Análisis del Proyecto Institucional (Informe de evaluación producido por un experto designado por la CONEAU)

Dos breves consideraciones trascendentes:

1)      En el Proyecto Institucional aparece mencionada como una necesidad la resocialización de los aprendientes. Obviando o ignorando que los cuadros de las FF AA son hijos de la sociedad argentina.

2)      El Proyecto Institucional establece que la UNDEF se organizará en Facultades para la Formación de Profesionales Militares, mientras que las otras serán Facultades para la Formación de Profesionales Civiles. Estas últimas nuclearán las carreras de grado y posgrado de las carreras de la Ingeniería, Ciencias de la Administración y Ciencias Sociales (Políticas Públicas en Defensa), que ya forman parte de la oferta académica de los Institutos Universitarios preexistentes. No se incluyen los Liceos Militares como Institutos no universitarios. De acuerdo con orientaciones precedentes del área de Defensa, se vuelve a una separación entre civiles y militares. Llama la atención que se vuelva a un criterio perimido que entiende la cultura militar separada de la cultura civil. La UNDEF reforzaría los aspectos endogámicos del sistema.

d.     Dictamen favorable de la CONEAU sobre el Proyecto Institucional de la UNDEF (remitido el 12 Ago 2015 al Ministerio de Educación), con ocho recomendaciones.

Entre ellas:

1)      Formular explícitamente las estrategias de transición, plazos de ejecución, y mecanismos de seguimiento tendientes a la integración institucional.

2)       Formular la estructura presupuestaria que contemple el desarrollo de las proyecciones académicas diseñadas.

3)      Asegurar en el proceso de revisión de la oferta académica prexistente el cumplimiento de la normativa vigente sobre titulaciones y educación a distancia.

4)      Garantizar las instancias organizativas encargadas de la evaluación institucional para dar cumplimiento al art 44 de la LES.

3.     Conclusiones:

Se podría escribir una gran cantidad de hojas sobre la creación de la Universidad de Defensa.

a.      Que el funcionamiento de esta universidad se coloque en el ámbito del Ministerio de Defensa no salva la circunstancia de que la ley de Educación Superior postula que los institutos universitarios militares se diferencian de las universidades estatales en una cuestión fundamental: no tienen autonomía ni cogobierno, sino un sistema de gestión subordinado a su pertenencia institucional, lo cual siempre ha constituido un obstáculo para la creación de una universidad de la defensa de las características que tienen las otras.

b.       Un Rector organizador y autoridades civiles con limitados conocimientos en temas de Defensa sin asesoramiento de personal militar idóneo, imposibilitaron un trabajo integrado y participativo para formulación del Estatuto provisorio y del proyecto institucional de la UNDEF.

c.       Las consideraciones realizadas significarán la rápida posibilidad de crear una superestructura civil, con desconocimiento de lo militar, como ha sucedido en otras áreas de gobierno.

4.     Cursos de acción sugeridos

CONEAU remitió (12 Ago 2015) dictamen favorable, con recomendaciones, sobre el Proyecto Institucional de la UNDEF al Ministerio de Educación en relación con la solicitud de puesta en marcha de la UNDEF.

El MINISTERIO DE EDUCACIÓN, aún, no ha autorizado la puesta en marcha de la UNDEF, trasmitiendo las recomendaciones formuladas por CONEAU.

Dos cursos de acción:

a.      El nuevo Ministerio de Defensa debería realizar una revisión e introducir modificaciones al Estatuto provisorio y al Proyecto Institucional buscando que la UNDEF permita gestionar y administrar una universidad despolitizada y desideologizada, sin burocracia, con vocación de transparencia y de calidad en las carreras universitarias para formar profesionales para las Fuerzas Armadas y la Defensa.

b.      El nuevo Ministerio de Defensa podrá considerar y acordar con el nuevo Ministerio de Educación que la Universidad de la Defensa no cumple con diversos aspectos de la legislación vigente; adoptándose la decisión de mantener los Institutos Universitarios anteriores que constituyeron un real acierto y que por caprichos ideológicos, produjeron un retroceso en su identidad y calidad. Si la forma en que fueron gestados y su trayectoria fueron exitosas, los Institutos Universitarios, bajo la dependencia de la Subsecretaría de Formación, deberían mejorar su integración, ser perfeccionados y potenciados desde la experiencia adquirida.

Definido uno de los dos cursos de acción, el Ministerio de Defensa deberá elaborar un trabajo serio, cuidadoso, con espíritu de grandeza y de cara al futuro que marque las líneas de acción, su proyección, de manera de constituirse en una valiosa herramienta para la Defensa de la Nación, en su más amplia acepción.

____________________________

*Grl Div (R) Ingeniero Militar. Par evaluador CONEAU y fue Secretario General Académico UCALP. Escribió “Educar para este Siglo”

Comments

  1. Claudio Morales Gorleri says:

    Absolutamente de acuerdo. La diferencia entre Universidad e Instituto Universitario está dada fundamentalmente porque en la primera se estudia la universalidad de las ciencias, mientras que en la segunda se lo hace sólo a un campo científico. Las ciencias militares se adecuan a esta última característica y así asumieron con éxito su identidad educativa superior a partir de claras normas finiseculares. La UNDEF tiende a ubicar en un gueto del ámbito de la Defensa a instituciones de naturaleza eminentemente relacionadas con el Ministerio de Educación como resulta de estudios comparados y de la propia Historia de la Educación Argentina.

  2. juan says:

    desconozco como se integra la carrera de grado en las fuerzas aerea y armada, hay que reconocer que en el ea, la asignación de grado academico en la esg, sin incumbencias laborales, es un mero tramite de tiempos, que avalan un pleno desconocimiento de las realidad social. Como ud debe haber experimentado la carga de las carreras en la est, son infinitamente superiores y a la par de las del resto de las casas de altos estudios. la esg no supera el conocimiento del reglamento que no sirve para la interacción ciudadana. Desde que existe esta esg, nunca se ganó un conflicto y hubo varios. nunca dió un cientifico social, o un erudito en disciplina alguna, y hoy brinda ejemplares que identifican su sapiencia con titulo que nunca tuvieron. si la coneau la habilitó debe ser por la devolución de favores. con respecto a la educación militar y su correlación con la ley como con la undef. nuestros jefes han facilitado que la educación y la formación militar este a cargo de referentes ideológicos en una mezcla de ignorantes, y despectivos formadores. discrepo sobre la existencias de ciencias militares, no se si llegan a una disciplina. las actividades de planto solo son posibles de materializar con el exito de un conflicto, y hasta ahora no califican como tales.

Speak Your Mind

*