Las Fuerzas Armadas en la Defensa Nacional

Mazzino RPor Rodolfo Mazzino(*)

Autores de indiscutible prestigio profesional y capacidad para desarrollar temas militares, como Rosendo FRAGA y Robert POTASH, se han expresado acerca de la falta de presupuesto asignado para la renovación de las FFAA y de la atención nula del CONGRESO NACIONAL en el ejercicio de la responsabilidad que le cabe respecto de la organización y el funcionamiento de las mismas, hechos que suceden desde 1983 en adelante, especialmente, pero que adquieren una dimensión inusitada a partir del 2006, cuando la consecuencia perjudicial más critica que afecta al Estado y a la Nación se hace más evidente: su indefensión.

Para delinear las consecuencias perjudiciales hizo falta analizar el documento esencial para el planeamiento de la DEFENSA NACIONAL (DN), a saber, la Directiva Política de Defensa Nacional (DPDN) establecida por el Dcto 1714 del 10 de Noviembre de 2009. Téngase muy especialmente en cuenta que el citado documento es el único emitido durante el ejercicio del PEN por parte del matrimonio presidencial. Su antecedente inmediato data de 1998; es el que produjo la DEMIL 1999, eliminada por Dcto 1691/2006.

Humildemente, creo prudente dar a conocer lo que estaría llamado a ser considerado muy especialmente, en mi opinión, para procurar hallar las soluciones aptas, factibles y aceptables, en orden a lo que sería natural si se pensara con criterio estratégico nacional, atento a que en la DN intervienen los factores Político, Económico y Sicosocial, además del Militar.

Considero que es preciso llamar a la reflexión a los Señores Parlamentarios Nacionales pues es a ese nivel que se deben atender los asuntos inherentes a la organización y el funcionamiento de las FFAA como INSTRUMENTO MILITAR (IM) del factor militar de la DN. (CN, Art. 75, N° 27, entre otros).

Consideraciones acerca de las vulnerabilidades detectadas.

La DPDN del 10 NOV 2009, al imponer limitaciones al empleo de las FFAA (marco externo e interno), incurre en el error de no interpretar con fidelidad qué debe ser capaz de hacer el IM para que se puedan ejecutar las misiones a asignar oportunamente. Propicia una extravagante concepción para establecer un “IM o Fuerza Activa Sustancial” sin establecer plazos ni presupuesto para la concreción básica y su posterior evolución hasta completarla. Esta situación habrá de dar lugar a que se acreciente la indefensión de la Nación, algo que viene sucediendo, especialmente por no haberse podido desarrollar la reestructuración de las FFAA (Ley 24.948/98) y por la derogación de la DEMIL 1999 (Dcto 1691/06).

En el Decreto Reglamentario 727/06, al establecerse como misión del IM la de “oponerse a las FFAA de otros Estados”, se altera intencionalmente la letra, el espíritu y los criterios de la Ley 23.554/88, algo que está vedado constitucionalmente (CN comentada, por Susana G.CAYUSO, editorial La Ley, edición 2006, Pág. 275).

Derogado el sistema de planeamiento militar según las HH.CC (DEMIL 1999), el MINDEF concentró su atención en el sistema de “planeamiento por capacidades” que adoptaron las FFAA de ESPAÑA en Marzo de 2006. Evidentemente, parece no haberse tenido en cuenta que:

1) No se puede partir de CERO si se pretende emplear ese sistema. Se requiere el aprovechamiento de las necesidades establecidas por el ciclo de planeamiento anterior, indefectiblemente;

2) La O.M. 37/2005 del MINDEF de ESPAÑA establece claramente que estos son los resultados a alcanzar con el “sistema de planeamiento por capacidades”: a) En TRES años (2008), determinación de las necesidades y el presupuesto necesario para satisfacerlas; b) En SEIS años (2011), el programa de empleo de los recursos de las FFAA según las “capacidades detectadas” (de primer nivel o Áreas de Capacidades; de segundo nivel o Capacidades Militares y de Acciones del Estado o de Apoyos a las Autoridades Civiles).

Significa esto que el establecimiento de las “Capacidades Operacionales” se producirá en el 2011 luego de haberse comparado lo solicitado por el Estado Mayor de la Defensa con lo proporcionado por el MINDEF de ESPAÑA.

El resultado dará lugar a establecer los “Objetivos de Capacidades Militares” que deberá aprobar el Gobierno para que tengan vigencia desde ese momento. Si lo expuesto no alcanzó para que se comprenda que el planeamiento por “capacidades” no puede comenzar de CERO, es preciso tener en cuenta que las FFAA de ESPAÑA integran el EUROCUERPO de la UE desde 1994, mientras que las primeras organizaciones militares (ALEMANIA y FRANCIA) se incorporaron en 1993, y el Estado Mayor Planificador comenzó a funcionar en 1992 haciendo uso del “sistema de planeamiento por capacidades” que estaba en vigencia en la OTAN, organización de la que forma parte el EUROCUERPO. Lo expuesto pone en evidencia que las FFAA de ESPAÑA, entre 1994 y 2006, debieron hacer uso de los DOS sistemas de planeamiento: por Capacidades para la UE y por HHCC para la protección del Territorio español. En síntesis, el caso argentino se presenta como inédito y desconcertante ya que la DPDN del 10 NOV 2009 no establece oportunidades para concretar los pasos esenciales para la obtención de los “Objetivos de Capacidades Militares” y las HHCC fueron derogadas junto con la DEMIL 1999.

El IM está excluido de participar como “última reserva disponible” de la Estrategia Nacional en estos casos: 1) Ante las agresiones externas producidas por actores no militares, estatales o no, pero que ejecutan operaciones similares a las militares; 2) Ante agresiones internas producidas por actores no militares, del País o extranjeros, que operan bajo las formas de las “nuevas amenazas”, a saber: migraciones; narcotráfico; terrorismo; criminalidad organizada; contrabando de armas (incluso QBN); confrontaciones étnicas, religiosas o raciales; tráfico de personas; subversión política para imponer cambios revolucionarios; guerra sicológica para controlar los Medios de Comunicación Social y ponerlos a favor del Gobierno; intento de ocupar espacios territoriales vitales o fuentes de abastecimiento; intento de apoderarse de recursos naturales; todas las mismas son reconocidas por la ONU.

La “actitud estratégica defensiva global”, con predominio del rechazo y oposición a políticas, actitudes y capacidades ofensivas, la eliminación de las hipótesis de conflicto y las limitaciones en la producción de inteligencia estratégica militar, no deja lugar a duda para suponer que se vaya a lograr disuadir a los agresores externos e internos. Es más, ellos habrán de tener en cuenta esas debilidades y sabrán aprovecharlas en la consecución de sus objetivos o fines. También, será muy difícil participar en una “defensiva regional” con esas limitaciones. El ejemplo que sigue sirve como aclaración: pese a la prioridad asignada al apoyo a la ONU, no se participará en las siguientes Operaciones PETERSBERG: 1) De imposición de la paz; 2) De establecimiento de la paz; 3) De consolidación de la paz.

El objetivo estratégico de “lograr la integración regional en el ámbito de la Defensa” resulta insostenible porque, actualmente, son miembros plenos de la UNASUR doce Estados, aunque algunos de los mismos no han ratificado el Tratado de 2008, pero ocurre que en el ámbito militar individual vemos esto: 1) Se han firmado acuerdos para la compra de armamentos con RUSIA, CHINA, EE.UU y FRANCIA; 2) CUBA, RUSIA y EE.UU son proveedores de información y entrenamiento; 3) Se han firmado acuerdos con EEUU para la lucha contra el terrorismo y las drogas; 4) Ciertos países se arman ante una imaginaria agresión de EEUU; otros lo hacen por la prioridad que le asignan al factor militar en la DN; los que adhieren a la “Izquierda Latinoamericana” procuran anular a sus FFAA para que no participen en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico; el anterior Gobierno Argentino trató de anular la presencia militar pues considera que no es necesaria en la Democracia; 5) Es un hecho la existencia de las “milicias bolivarianas” para asegurar el funcionamiento del Gobierno venezolano, organización que es bien vista en los demás países de la ALBA; 6) Las FARC se han instalado en PARAGUAY, en apoyo al Ejército Popular Paraguayo (EPP), organización a la que adhiere QUEBRACHO, de la Argentina, por compartir objetivos políticos similares.

La forma esencial de mantener la capacidad operacional de los elementos empeñados, y de los territoriales no empeñados, está dada por la posibilidad de contar con el relevo o el refuerzo de las organizaciones, lo cual habrá de conseguirse con el desarrollo de “la Organización Territorial y Movilización” (ver Ley 23.554/88) y de las Reservas no Permanentes (ver Ley 24.429/94).

El empleo de Elementos de Combate de las FFAA en el marco interno, tanto para operar en casos de “conmoción interior por efecto de las personas”, situación que requiere de la declaración de “Estado de Sitio”, o ante agresiones derivadas de las “nuevas amenazas”, caso este que no está considerado en la Ley 24.059/92, se habrá de producir eventualmente y bajo condiciones de extrema gravedad. Por lo tanto, aparece como apropiado que el empleo de referencia debería darse con la autorización del Congreso concedida al Presidente de la Nación, lo cual significa que el Poder Legislativo deberá estar en condiciones de: 1) Supervisar la evolución de la situación que dio lugar al empleo de tales medios militares; 2) Intervenir en caso de que se considere que la situación se agrava dado que el PEN no imparte la orden de actuar a los Elementos de Combate. Precisamente, el “hiperpresidencialismo” del Gobierno anterior desnaturalizó el sistema constitucional por la inexistencia de controles por parte del Poder Legislativo.

De momento que el “empleo de las FFAA en época de paz” y en el marco interno estará bajo la conducción del Comandante Operacional del EMC se podrán producir situaciones contrarias a la obtención de los mejores resultados. Esto se deduce de lo siguiente: 1) Los efectivos y medios serán asignados cuando la situación lo requiera; 2) El planeamiento y la preparación de las tropas será circunstancial; 3) El Comando deberá trasladarse al lugar de los hechos para el mejor control de las operaciones. Por consiguiente, y para atenuar esas debilidades, resultaría más lógico que el personal y los medios a emplear sean desplazados desde la proximidad de los sucesos y conducidos por el Comandante de Tropas natural de la región donde se desarrolle la cuestión a resolver.

 Los “ejes fundamentales del sistema educativo militar” que se puso en ejecución son: 1) Los DDHH en relación con los sucesos ocurridos entre 1976 y 1983; 2) El respeto por la Democracia; 3) La consolidación de una formación cívico-militar, con influencia de la primera. Esta concepción no es ajena a la pretensión de destruir a las FFAA, que se promovió en la época de los “60/70”, dado que está siendo implementada por los activistas y adherentes de entonces aunque con un método mucho más persuasivo. Método que, por haberse puesto en ejecución en el 2006, no ha podido revertir ni superar la falta de preparación militar adecuada que venía dándose con anterioridad. Es más, ha contribuido al agravamiento atento a esto: 1) La dotación de Mandos y Tropas ha disminuido considerablemente. La primera, por el acoso sistemático y persistente sobre la Instituciones Militares y sus miembros, la falta de un horizonte profesional consolidado y el fin de la expectativa de un haber de retiro digno (en 1984 era el 88 % del grado equivalente en actividad; en 1991, el 72 %; en 2007, el 35 %); la última, por la suspensión del Servicio Militar Obligatorio; 2) El estado de los Recursos Materiales está muy por debajo de las necesidades para el entrenamiento y para las operaciones tácticas y estratégicas que debería prever la Estrategia Militar para no ceder la iniciativa ante las agresiones externas e internas.

Conclusiones (para facilitar el análisis de las reforma a introducir).

Situación Estratégica

La pertenencia de la ARGENTINA a la UNASUR, todavía en formación por falta de ciertas ratificaciones del Tratado de 2008, no asegura éxitos en la política, la economía y la defensa en tanto que: 1) Los países del ALBA, más Guyana y Surinam, integrantes del bloque socialista revolucionario y populista, reconocen como enemigo a enfrentar a los EEUU, y a IRAN como el amigo y potencial aliado en esa aventura imaginaria; 2) El gobierno argentino anterior se ubicó como adherente a ese bloque populista, lo que aumentó su aislamiento internacional; 3) Los demás países de la AMERICA del SUR, más propensos a desarrollar políticas abiertas con tendencia liberal y pro capitalista, son capaces de mantener relaciones normales con los EE.UU y con otros países del Mundo.

Siendo ESPAÑA el modelo utilizado por el MINDEF para introducir criterios militares, cabe tener en cuenta que ese País ingresó a la COMUNIDAD ECONOMICA EUROPEA (CEE) EN 1986 y al EUROCUERPO de la UE (denominación desde 1992), en 1994.

Luego, pretender la “integración latinoamericana en el ámbito de la Defensa”, como objetivo estratégico, no deja de ser extemporáneo y absurdo pues se excede el límite físico de la UNASUR.

Situación operacional

Desde la recuperación de la Democracia hasta estos momentos, el acoso contra las FFAA fue creciendo a la vez que la paralización afectó a la reestructuración programada en 1998 y a la revalidación del funcionamiento cada cuatro años, asunto ese que minó la participación real en la defensa del Estado y de la Sociedad. En 1996, el Dr. Marcos AGUINIS expuso entre unas conclusiones que las FFAA podrían ser suprimidas o transformadas en pequeñas, dependiendo ello del presupuesto a asignar. En 2003, el Sr. Horacio VERBITSKY sugirió al presidente que sin presupuesto, el ocaso de las FFAA estaría asegurado. En 2004, el Sr. Héctor TIMERMAN expresó que suprimir las FFAA sería conveniente para la Democracia.

Así se llegó a la concepción estratégica mediante la cual se pretendía alcanzar un IM o fuerza activa sustancial, autónomo y multiforme, que ahora se traduce como extravagante por esas características, por la falta de presupuesto asignado para concretarlo y por el desconocimiento que se tiene respecto del momento en que aquél estaría en condiciones de poder funcionar. Evidentemente, esa concepción escondía la probabilidad de la eliminación, más que la conformación de un IM pequeño y bien dotado de recursos. La imposibilidad de ajustar el presupuesto a las necesidades sería la causa principal a señalar mientras que la causa fuente fue el convencimiento que se tuvo, por resentimiento y por adhesión a los objetivos de la “Izquierda Latinoamericana”, de reducirlas a la más mínima expresión operacional.

Siendo así, resulta absolutamente imprescindible procurar que se comprenda que la DN se estructura sobre la base de CUATRO FACTORES: el político, el económico, el sicosocial y el militar. Quienes entienden que pueden eliminar el último de referencia podrían ser pasibles de las sanciones previstas en el Art.29, último párrafo, de la CN, en tanto que contribuyen a la indefensión de la Nación.

Recurriendo al modelo de ESPAÑA, muy tenido en cuenta en la DPDN del 10 NOV 2009, podremos apreciar que nada de lo anterior expuesto podría ocurrir en ese País puesto que en el Art. 8º de su Constitución Nacional se expresa lo siguiente: “Las Fuerzas Armadas tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de ESPAÑA, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Modificar nuestra CN para evitar la situación de indefensión en curso resulta un problema mayor. Si es imprescindible sustituir el Dcto 1714/09 (DPDN), y modificar partes de las Leyes que se usaron como bases, por otro que incluya las reformas que permitan asegurar, mediante un presupuesto ajustado a las necesidades, el empleo de las FFAA, como tales o como IM, respondiendo a la condición de “última reserva disponible” de la Estrategia Nacional, para prevenir y neutralizar los actos de agresión de FFAA o agentes extranjeros que utilicen formas y métodos parecidos a los de ellas, y los efectos derivados de una grave situación surgida en caso de “conmoción interior”, por acción de la naturaleza o de las personas, o por las acciones de personas tenidas como agentes de las “nuevas amenazas” que, por reconocidas internacionalmente, pueden caber en la Resolución 3314/74 ONU, Art.4º.

Logrado lo precedente, los componentes de la “última reserva disponible” de la Estrategia Nacional estarán en condiciones de garantizar el pleno ejercicio de la soberanía nacional, la integridad territorial, la independencia política y el completo ejercicio de la CN modificada en 1994 y, subsidiariamente, disponer de capacidad remanente para apoyar, a requerimiento, a países y organizaciones supranacionales, previo consentimiento del Congreso Nacional.

Situación de la Educación Militar

Importa tomar conciencia que el control sobre los militares fue el objetivo principal para hacer posible la “desmilitarización”. El proceso de inclusión de muchos civiles en los organismos de estudio y la aplicación de los criterios de GRAMSCI, a saber: inversión de las valoraciones morales y políticas, exaltación del horizontalismo y destrucción del pensamiento filosófico occidental y cristiano, debe ser removido y sustituido por los valores tradicionales, cristianos y occidentales. Nótese que, paralelamente a la “desmilitarización”, el reconocimiento a las ilustres personalidades que contribuyeron a forjar la existencia y la continuidad de la Patria soberana se ha desdibujado hasta caer, en muchos casos, en la ignorancia o en el desprecio.

Personalmente, entiendo que el primer objetivo de aquella concepción está cumplido: ya se habla en muchos ámbitos de la Nación de los “ejércitos de ayer y los ejércitos de hoy”. A los miembros de estos últimos se los comenzó a formar al amparo de una concepción abierta de la educación, que no sería objetable si se le hubiera concedido prioridad a la formación y al entrenamiento profesional basado en el “conocimiento de la naturaleza de las guerras o los conflictos”, fenómenos antiguos y modernos cuyas causas tuvieron y tienen origen en las decisiones políticas de los gobiernos, aunque haya quienes dudan de ello; no así los que cultivan el pensamiento estratégico.

Muy afectada como estaría la moral del personal en actividad (ni qué decir del retirado), habrá que “restablecer los valores de la formación militar”, esencialmente ligados al sentimiento hacia la Patria y la Nación y su defensa. Al respecto, se debería insistir en que las FFAA, en realidad las únicas e históricas, cargan con el peso de algunas derrotas funestas, verdaderamente más sentidas por los protagonistas heroicos que tomaron parte en las acciones de las MALVINAS ARGENTINAS, por caso, así como con la gloria de múltiples victorias honrosas, de las cuales sí supo hacerse eco la ARGENTINA en su conjunto. Son las que con sombras, pero también con más luces y valores, sobrellevaron con éxito la lucha armada en la GCS, provocada por “¿jóvenes idealistas?” que pretendían una “Patria Socialista” luego que la revolución derrotara a “las Fuerzas Legales y el Estado Capitalista”. Se puede castigar a ciertos hombres que fueron parte en aquellas estructuras (¡pero justificando el castigo con la verdad y con lo prescrito conforme a Ley vigente!) pero no debió de hacerse lo mismo con las Instituciones, pues son los pilares sobre los que comenzó a construirse la Patria y ésta las necesita para que el futuro sea más digno de ser vivido; obviamente, dentro del sistema republicano que es constitucional.

La concepción actual mediante la cual desde la ONU se sugiere que los Estados miembros deben protegerse de todo aquello que pueda perturbar seriamente su destino histórico ha devenido de la Resolución Secretaría General – Informe de 1986, en la cual se establecieron estos parámetros esenciales, a saber:

La SEGURIDAD NACIONAL (SN) es la condición principal a alcanzar y mantener para evitar interferencias políticas, económicas, sociales y militares que puedan atentar contra el desarrollo de la Nación y el bienestar de sus habitantes.

La DEFENSA NACIONAL (DN) resultará de la aplicación de políticas sectoriales, de corto, mediano y largo plazo, que requieran de una estrategia para anticipar los escenarios probables de tensiones, crisis y conflictos externos, así como los internos producidos por el hombre y por los efectos de la naturaleza. La finalidad reside en garantizar la SN.

Tal vez lo expuesto pueda servir para inducir a pensar en un Planeamiento Preliminar que contribuya a la reestructuración de las FFAA y a sentar las bases del Estratégico Nacional y Militar Conjunto para la DEFENSA NACIONAL.

Buenos Aires, 08 de marzo de 2016.-

_______________________

(*) El autor es Coronel (R), Oficial de Estado Mayor, Licenciado en Estrategia y Organización (IESE) y Coautor del “Proyecto FEDERACIÓN”, de Mutuales FFAA, Seg y Pol (s)

Comments

  1. Diana Vazquez says:

    La Constitución Nacional establece en su artículo 18 que “ningún habitante de la Nación podrá ser juzgado por leyes promulgadas después de los hechos” . Las leyes o figuras penales de Lesa Humanidad y Terrorismo de Estado fueron redactadas y promulgadas durante el siglo 21. Eran inexistentes en el siglo 20, y por lo tanto imposibles de cumplir. Es jurisprudencia internacional que si no hay ley no hay delito, y si no hay delito no hay pena. Sin embargo los tres poderes del Estado Argentino, fueron cómplices en el ataque a las Fuerzas Armadas Argentinas a las que han tratado como enemigos, y han favorecido los objetivos de las Fuerzas Armadas Extranjeras. Los Comandantes en Jefe de las FFAA, que según la Constitución Nacional, son los presidentes de la Nación , desde el período democrático hasta hoy inclusive, han atacado a los miembros de las FFAA por fuera de la Constitución Nacional y aplicando argucias totalmente ilegales e inconstitucionales, han producido juicios, detenciones y prisiones que en algunos casos llevan decenas de años y son totalmente ilegales e inconstitucionales. Si las máximas autoridades actúan violando la Constitución qué queda para el ciudadano común? Será que ahora como no hay Obediencia Debida tendremos que ejercitar la Desobediencia Indebida. En todo caso sugiero que empecemos por esclarecer las mentes de los policías, gendarmes y penitenciarios, para que no se presten a detener a militares inocentes que cumplieron con las leyes y reglamentos del ordenamiento jurídico vigente en la década de los años setenta y que además salvaron la vida de sus conciudadanos y la existencia de la Nación. Hay que advertirles que a ellos les puede pasar lo mismo.

Speak Your Mind

*