Una actitud incomprensible

Mazzino RPor Rodolfo Mazzino*

La Defensa Nacional incluye estos campos de la conducción del Estado: Económico, de Relaciones Exteriores, Psicosocial y Militar. La situación en los tres primeros es suficientemente conocida. Su proyección está puesta en tela de juicio por todas las expresiones política opositoras a través de las proposiciones incluidas en las plataformas electorales. Pero en todas ésas hay un vacío absoluto: nada sobre el desarrollo de las Fuerzas Armadas para contribuir a hacer efectiva la Defensa Nacional, cuyo estado ideal se debe a la falta de interacción estratégica entre los campos.

En el Militar, el objetivo de una cuasi desmilitarización está relacionado con la restricción presupuestaria forzosa y la ausencia del Planeamiento Estratégico Nacional y Militar Conjunto, asuntos que produjeron la desarticulación del normal funcionamiento de las FFAA y de su participación en la Defensa Nacional, sin que haya habido costo político ni social alguno.

El desapercibimiento de ese campo por parte del Estado llegó al colmo de producir modificaciones estructurales en el ámbito de la educación particular, base esencial de la formación profesional. El trabajador social, en lugar del especialista en las nuevas formas de las guerras, es el objetivo final a lograr.

Se requiere una Estrategia Nacional de Largo Plazo (al momento, inexistente), para que el Planeamiento Estratégico Militar Conjunto (PEMC) pueda:

1) Establecer las características, la magnitud y las capacidades operacionales del Instrumento Militar para la legítima defensa, para colaborar con las operaciones a cargo de la ONU y de las Organizaciones Regionales y para apoyar las operaciones de Seguridad Interior en la ARGENTINA;

2) Contribuir a garantizar la independencia, la soberanía y la integridad de los espacios nacionales (tierra, mar y aire) ante problemas que puedan ocasionar conflictos, tales como: a) La gran extensión territorial y de la plataforma marítima del País; b) La abundancia de recursos naturales, incluso estratégicos; c) La soberanía conculcada en el caso de las MALVINAS y otras islas adyacentes, y d) Los reclamos de jurisdicción en la ANTÁRTIDA, donde el Estado ejerce la soberanía condicionada sobre un sector determinado.

Luego, no tiene seriedad alguna pretender la reestructuración de las FFAA sin disponer del Presupuesto que resuelva, favorable y progresivamente, las necesidades derivadas del PEMC para el corto y mediano plazo, en principio.

Hasta aquí, no escapará a la comprensión responsable que el estado de indefensión en que se encuentra la ARGENTINA es producto de las vulnerabilidades que afectan a la Defensa Nacional, dado el grado de inconsistencia en que se encuentra la misma.

La conclusión que debería causar extrema preocupación a niveles político y social es que, si bien el Poder Ejecutivo tiene responsabilidad en la cuestión, desde el Congreso de la Nación no se cumple con lo dispuesto por la Constitución Nacional en el Art. 75, N° 27, ni se controla que los procedimientos establecidos en las Leyes afines al asunto se ejecuten debidamente, o se modifiquen a tenor de las nuevas circunstancias. De todo lo cual resulta que:

  1. Sin los resultados del PEMC de Corto Plazo (1 a 3 años) las FFAA carecen de misiones operacionales. Sus funciones se reducen al ámbito administrativo, con el consiguiente daño para la moral del personal, afectado por la falta de dedicación exclusiva al entrenamiento profesional.
  2. Sin que diera comienzo el desarrollo del PEMC de Mediano Plazo (4 a 20 años), resulta inconcebible que se hayan ejecutado modificaciones de gran magnitud en los propósitos y contenidos educativos, con el objeto de democratizar a las FFAA, y acciones de reestructuración en lo operacional sin atender al desarrollo de Fabricaciones Militares, Sociedad del Estado, que es el componente técnico específico pero, a su vez, versátil.
  3. La reducción presupuestaria a extremos insignificantes ha llevado a que las FFAA y el sistema de FFMM tengan una capacidad nominal en lugar de operacional, que se traduce en esto: El Ejército carece de movilidad táctica; el poder naval de la Armada es casi nulo y la Fuerza Aérea no dispone de capacidad aérea táctica ni estratégica. Las empresas que integran FFMM, y que fueron concebidas con el objetivo muy claro de servir a la Defensa Nacional mediante la producción de efectos militares críticos y la reconversión, están poco menos que desactivadas.
  4. La legítima defensa que consta en la Resolución ONU de 1948, organizada según la Resolución ONU 3314/1974 (Empleo de las FFAA en caso de agresiones externas y de elementos reconocidos hoy como “Nuevas Amenazas”) no ha sido superada por la Resolución ONU de 1997 sobre “Prevención de conflictos violentos”, donde se estableció la conveniencia de aplicar “una estrategia militar multilateral con instrumentos de política y economía para solucionar conflictos de extrema gravedad”. Mientras el Estado adhiere absolutamente a esa última concepción estratégica y “…actuará en función cooperativa…y los recursos estratégicos serán materia regional colectiva…” (Libro Blanco de la Defensa Nacional 2011) en correspondencia con la UNASUR, la ALBA y la CELAC, países miembros como URUGUAY, BRASIL, CHILE, PERU y COLOMBIA dan prioridad a la legítima defensa en tanto que VENEZUELA, precursora del latino americanismo socialista revolucionario del siglo XXI, ha modernizado sus FFAA en forma ostentosa y, además, ha organizado milicias populares de autodefensa.
  5. La condición nominal de las FFAA de la ARGENTINA no se compadece con la capacidad operacional requerida para la defensa de espacios físicos que suman más de tres millones seiscientos mil kilómetros cuadrados.
  6. La construcción de una visión estratégica nacional de largo plazo no se ha instalado en el pensamiento político nacional. Luego, quienes pretendan revertir la decadencia encontrarán más dificultades que las imaginadas.

   C.A.B.A, 17 de Agosto de 2013.-

____________________________________________

* El autor es Licenciado en Estrategia y Organización y Coautor del “Proyecto FEDERACIÓN”, de Mutuales FFAA, Seg y Pol (s)

Speak Your Mind

*