Solicitada publicada en “La Nación”

JUICIO “OPERATIVO INDEPENDENCIA”

La falacia del Juez Bejas y la cobardía de los asesinos del Capitán Viola
Al Sr. Presidente de la Nación Mauricio Macri; al TOF Tucumán; al pueblo argentino:

Para los próximos días está anunciado, en San Miguel de Tucumán, la celebración del juicio por la megacausa del Operativo Independencia. Al respecto y con el sólo ánimo de evitar un acto de injusticia mayúsculo, luego de analizar pormenorlzadamente el auto de elevación a juicio del juez Daniel Bejas, decimos:

1-     Que, Bejas se funda en una hipótesis falsa, disparatada y a contrapelo de los hechos según la cual el Operativo Independencia sería parte (“última fase”) de un plan, perverso de las FF.AA., pergeñado y comenzado en el gobierno de facto del General Onganía, cuyo fin último era perjudicar al pueblo tucumano en beneficio de intereses hegemónicos del capitalismo.

2-     Que, como es evidente, el dislate en el que funda el juez Daniel Bejas el auto de elevación a juicio es contrario al sentido común a la vez que omite considerar, con una dialéctica negativa digna de Hegel, el Decreto N°261/75 del gobierno constitucional de Isabel Perón, el cual establece la necesidad de neutralizar y/o aniquilar a los elementos subversivos, en la urgencia del Estado por evitar que los tucumanos quedaran cautivos de las bandas terroristas. Sin la Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez en Tucumán no habría existido el Operativo Independencia ni tampoco el “laboratorio de pruebas” de la represión. Lo que hace Bejas, al poner el carro delante del caballo, es un insulto a la inteligencia. Que el juez Bejas negó a la Sra. María Cristina Picón de Viola, viuda y madre de las víctimas la reapertura de la causa por asesinato del Capitán Humberto Viola y su hija María Cristina. Dicha solicitud tenía por objeto el enjuiciar a los restantes responsables materiales e intelectuales de estos crímenes de lesa humanidad que aún permanecen Impunes. La Justicia debiera citar a Arnold Kremer, Daniel De Santis, la jueza Alicia Noli y otros integrantes del PRT-ERP para deslindar responsabilidades y confesar lo que saben sobre esos crímenes.

3-     Que, en el colmo del despropósito, el juez Bejas admite, de hecho, que los cuatro individuos que fueron acusados, sentenciados y condenados por el asesinato del Capitán Viola y su hija, son inocentes. Para el juez, la versión de los asesinos (de que fueron torturados y obligados a firmar la confesión de ese crimen) es cierta. De allí que ordene el procesamiento de aquellos funcionarios que, hace cuarenta años tuvieron, a su cargo la investigación del doble crimen. No se molestó en preguntarle a Maby Picón, testigo y víctima, de la masacre de sus seres queridos sobre la responsabilidad criminal de los señores Francisco Antonio Carrizo, José Martin Paz, Rubén Jesús Emperador, Miguel Alberto Vivanco, Fermín Núñez y Florencio Antonio Nieva.

4-    Que Bejas, criminaliza al Operativo Independencia y, por ende, a los que en él participaron, a través de su nefasta invención de que dicho Operativo era parte de un plan sistemático de exterminio elaborado por las FF.AA. en la lécada del 60 y no una respuesta a la acción subversiva del ERP en el monte tucumano.

El Juez Bejas, tanto como los jueces del Tribunal, Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y Juan Carlos Reynaga, denotan una clara militancia política al negarse a imputar o siquiera citar como testigo a María Estela Martínez de Perón entonces Presidente de la República, que firmó el decreto que ordenaba “aniquilar” al enemigo con el apoyo y firma de miembros de su gabinete y una marcada orientación ideológica al sumarse a la cacería de militares que derrotaron al terrorismo marxista.

Es necesario apuntar también, que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación lejos de constituirse como querellante y, por ende, ser cómplice de esta violación a los derechos humanos de los acusados, debiera intervenir asistiéndolos en sus derechos.

Por lo dicho y por otras razones de peso que por falta de espacio no reseñamos, estamos convencidos que este juicio es nulo de nulidad absoluta y se inscribiría en un plan sistemático de persecución al colectivo de las FF.AA. Alertamos a la sociedad argentina de la existencia de una maniobra aviesa de jueces prevaricadores que, con el objetivo de reivindicar a quienes atacaron a la Nación para imponer un estado marxista, someten, a quienes salvaron al país del Comunismo castrista, a falsos juicios violatorios de la Constitución Nacional y de todo derecho.

Adhesiones: Facebook “Jueces prevaricadores bajo la lupa”

Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta, Asociación de Abogados para la Justicia y la Concordia, Unión de Promociones de las FF.AA., Asociación Unidad Argentina (Aunar), Promoción 103 del Colegio Militar de la Nación, Promoción 80 del Colegio Militar de la Nación, Promoción 91 del Colegio Militar de la Nación, Fundación Un Millón de Voces Contra las FARC, De La República De Colombia, Foro Libertad Y Concordia, De La República Oriental Del Uruguay, Foro Ideas para la Democracia, de la República De Colombia, Movimiento Justicia y Reconciliación, de la República de Guatemala, Alianza Nacionalista Guatemalteca, Foro de Almirantes Retirados de la Armada de la República Argentina, Unión Personal Militar Asociación Civil de Argentina, Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de Argentina, Foro de Generales Retirados del Ejercito Argentino, Asociación de amiliares y Amigos de las Víctimas del Terrorismo en la Argentina (AfaVitA), Adhesiones, Alejandro Chavarría, Miguel José D’angelo Rodríguez, Guillermo César Viola, Gonzalo De Nevares, Viviana Delía, Miguel Angel Sarni, Gerardo Palacios Hardy, Antonio José Mozzarelli, María Inés Hansen, Luis María Cabanillas, Carmen Mosquera, María Guadalupe Jones, Carlos Zorraindo, Luis Jorge Ré, Juan Carlos Decurnex, Juan Manuel Otero, Patricia Mesones Moure, Carlos Luis Bosch, Juan Carlos Martene, Giménez Emilio Horacio, Alvaros Sebastián Leiva, Mirta Haydée Fusco, Mónica Elena Burastero, Cnel. (R) Horacio Guglielmone, Luis Oscar Chiesa, Rodolfo Campos, Lucio César Somoza, Lila N. E. Díaz, Ana Campos, Celia María Cornejo, Sonia María Paz, Isabel Saravia, María Josefina Tamayo, Alberto David Leiva, Roberto Oscar Novais, Rodrigo Caro Figueroa, Cecilia Laguna, Enrique Solá, Guillermo Eduardo Basombrio, Miguel Angel Sciurano, Susana Inés Palmieri De Sciurano, Albero Hugo Saúl Nasi, Roberto José Corvalan, Cnl. Vgm (Re) Horacio Fernando Lauria, Graciela B. Macedra, Genoveva Ramos De Macedra, Natalia Balbastro De Armano, Martín Ignacio Goñi, Ramiro Carlos María, Raúl Daniel Abella, Juan F Acevedo, Silvia Viviana Castelli, Fernando Landro, Jorge Eduardo Gómez, Sergio Fernando Calori Della Porta, María Emma Duffau, Gerardo Anadón, Mario Antonio Cabanillas, Mauricio Ortín, Cnel. (R) Florencio Olmos, Julia Olga Dopazo De Guglielmone, Lía Del Valle Guglielmone, Gral. Brig. (R) Jorge Eduardo Gómez, Alberto Pablo Claps, y siguen las firmas.

(*) Publicada en “La Nación” el 24/04/2016

Comments

  1. Marcelo T. Yapur says:

    La justicia, cuando es parcial, NO es justicia por mas que sea del agrado y/o conveniencia de una parcialidad. Observemos y juzguemos, de ser necesario, los actos del pasado para aprender de los errores cometidos, capitalizarlos y no volverlos a cometer en el futuro. Ocupemonos mas del manana, modelando un futuro mejor, con los “actos nuestros de cada dia’.

  2. aldo canto says:

    La historia a través de estos años siempre tuvo una visión sesgada de lo sucedido, como es el caso de José Ignacio Rucci, para la justicia, sus familiares no pueden pedir que su asesinato, sea sancionado, ya que no es considerado lesa humanidad….y los derechos humanos…entonces, no corresponden a las personas de bien.

Speak Your Mind

*