CAUSA LARRABURE – Parte de prensa de la querella

Al terrorismo se lo combate juzgándolo, no con declaraciones que condenan sus actos mientras tergiversan la ley y la historia para consagrar la impunidad guerrillera

Para comprender la arbitrariedad fáctica y normativa del fallo de la Cámara Federal de Rosario, que considerara que el crimen del Cnel Argentino del Valle Larrabure no es de lesa humanidad, basta cotejar sus fundamentos con los considerandos 152 y 174 del Informe 55/97 que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos diera en relación al ataque al regimento de la Tablada durante el gobierno de Alfonsín. Entonces la Comisión, en dictamen de aplicación obligatoria para los tribunales argentinos, concluyó que el artículo 3 de las Convenciones de Ginebra de 1949, que considera crimen de guerra al  asesinato o tortura de los prisioneros, era aplicable por igual tanto a las Fuerzas Armadas como a los miembros de la fuerza guerrillera que atacara el cuartel, no siendo necesario ni el control territorial, ni el apoyo estatal, bastando que existan grupos armados organizados que sean capaces de librar combate y que de hecho lo hagan en el marco de un conflicto armado interno, no requiriéndose, incluso, que existan hostilidades generalizadas y de gran escala como las hubo en la década del 70.

Tergiversando la verdad histórica, el Tribunal ha afirmado:

Que el precitado artículo es inaplicable al caso de mi padre, pues el ERP careció del poder de fuego para realizar operaciones militares sostenidas y concertadas, afirmación que contradice hechos notorios de público conocimiento, como los ataques a los regimientos de Azul, Montechingolo, Catamarca y a la Fábrica Militar de Villa María.

Que carecía de capacidad para moverse libremente en el país, no explicando cómo pudo entonces  el ERP, el 10 de agosto de 1974  atacar simultáneamente a la Fábrica Militar de Villa María y al Regimiento de Infantería Aerotransportada 17 de Catamarca.

Que la organización terrorista no realizó un ataque sistemático a la población civil, pese a contar en su sangriento haber con 190 muertos, 239 heridos y 201 secuestros.

Que el discurso que en enero de 1974 el Pte Perón diera al país, luego de que el ERP atacara el regimento de Azul, no refleja el favorecimiento desde el Estado al accionar de la organización terrorista, pese a que entonces el mismo sostuvo que “hechos de esta naturaleza evidencian elocuentemente el grado de peligrosidad y audacia de los grupos terroristas que viene operando en la provincia de Buenos Aires,  ante una evidente desaprensión de sus autoridades”, denunciando que “no es por casualidad que estas acciones se produzcan en determinadas jurisdicciones; es indudable que ello obedece a una impunidad en  que la desaprensión e incapacidad lo hacen posible. Por lo que sería aún peor si mediara como se  sospecha una tolerancia culposa…”

Que no medió apoyo cubano a la acción guerrillera, no obstante haber reconocido el líder del ERP Gorriarán Merlo que Cuba adiestró y financió a la guerrilla erpiana.

Por estas y otras numerosas arbitrariedades habré de interponer recurso de casación y llegaré hasta las instancias internacionales de no obtener justicia en mi país.

De nada vale señores camaristas que, tal vez intentando apaciguar vuestras conciencias, hayan reconocido el martirio y heroísmo de mi padre. Al terrorismo se lo combate juzgándolo, no con declaraciones que condenan sus actos mientras tergiversan la ley y la historia para consagrar la impunidad guerrillera.

Más allá de lo que digan los jueces el heroísmo del Cnel Larrabure está a la vista; murió fiel a su Patria y a su Ejército. Jamás se quebró como lo han hecho por dinero algunos miembros del ERP que acababan de ser encarcelados y que en su hora alegaron combatir por un mundo más justo y menos corrupto.

Arturo Larrabure.                               Tres Arroyos, 31.8.2018

Comments

  1. Guillermo E Gonzalez Naya says:

    Buenas tardes Arturo,
    mis palabras hacia usted como ingeniero militar retirado son de admiración y orgullo.
    Usted dispone de los atributos, el honor, la gallardía y el valor que los últimos traidores jefes de estado mayor de las Fuerzas Armadas no han tenido.
    La sociedad argentina ha sido penetrada por el comunismo y los terroristas subversivos desde 1918. Su acción en la guerra revolucionaria no ha sido solamente militar, ha cubierto todos los campos de la esfera social y cultura, la política, la justicia y han contado con la complicidad de todos los partidos políticos que han sido infiltrados por ellos.
    No espere justicia de terroristas y subversivos disfrazados de jueces y de defensores de Derechos Humanos, eso es parte de la guerra revolucionaria que ellos desataron en 1918 y que ejecutan siniestramente siguiendo las estrategias sin tiempo de Mao Tse Tung en nuestros días.
    Los derechos humanos en Argentina son una mentira y un claro ejemplo de corrupción dirigida y fomentada desde el mismo poder político de turno, incluido Macri que sin el apoyo de los radicales corruptos y subversivos no puede manejar el país.
    Acuda a los tribunales internacionales sin lugar a dudas, en Argentina la JUSTICIA no existe. Está comprada y es corrupta. En la mayoría de los casos (más del 55% de sus autoridades), los decisores están corruptos por poder y dinero y tienen miedo a los medios de prensa manejados por subversivos y a los llamados escraches de los violentos izquierdistas.
    No apruebo la desaparición de cadáveres porque todo ser humano tiene derecho a llorar sobre sus muertos.
    No apruebo lo actuado por el terrorismo que fue artero, torturador y asesino a mansalva a inocentes, de población civil, de niños. Fueron y son incapaces de discutir sus ideas porque saben que irremediablemente fracasan en su modelo y el único camino que les queda es la violencia y el cercenamiento de las libertades individuales ya sea por asesinato o por medio de la cárcel. La historia está llena de ejemplos que nunca fueron considerados genocidios porque la cultura internacional es manejada por la izquierda terrorista que fuera financiada por la ex-URSS, Cuba, Nicaragua a costa del hambre y la falta de educación de sus pueblos.

    Negar en su falló la realidad histórica y las propias declaraciones públicas hechas por Fidel Castro, por el Che Guevara, por Gorriarán Merlo, por Firmenich,… por solo mencionar algunos ejemplos; el desconocimiento de la jurisprudencia sentada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el juicio a las Juntas Militares muestra a claras la intencionalidad subversiva de la Cámara Federal de Rosario y es necesario no solo acudir a la instancia superior, sino también a la internacional y formalizar un pedido de juicio político y un juri contra sus integrantes para que no ocupen cargos públicos ya que están a favor de la destrucción de los valores de nuestra Constitución Nacional.
    Lo saludo con mi mayor consideración y cuente con mi colaboración desde mi exilio.

  2. Adelante Arturo ojalà algún dia se pueda llegar a una justicia imparcial y verdadera que juzgue a todos por igual y no que este influenciada por estas lacras asesinas que se pusieron en victimas.

Speak Your Mind

*