El papel de los Vocales en la obra social de las Fuerzas Armadas

Dice el Decreto 637/13 de creación del IOSFA en sus Considerandos, “Que el directorio de la nueva obra social se conformará con la representación de todos los afiliados…” Y en el Artículo 15, “…créase la Administración Central, que será conducida por un Directorio…”

Luego detalla cómo se compone ese Directorio, a saber: un Presidente, representante del Ministerio de Defensa, y 10 vocales (tres a propuesta del Jefe del Ejército, dos de la Armada, uno de la Fuerza Aérea, uno de Gendarmería, uno de Prefectura y dos civiles).

El artículo 16 dice que “Todos los miembros del Directorio durarán cuatro años en sus cargos” y “podrán renovar sus mandatos si se mantiene la propuesta”, y el Art. 17, que “por cada representante en el Directorio corresponderá la designación de un suplente que reemplazará al titular con las mismas atribuciones, en caso de dimisión o ausencia justificada…”

El Artículo 20 determina las facultades del Directorio, como así también la Reglamentación, aprobada por Decreto 2271/2013. Esta última norma agrega a las anteriores, que el Directorio podrá solicitar a la Unidad de Auditoría Interna (UAI), la realización de auditorías especiales. Y el Art. 16 de ésta, especifica que los vocales “…deberán contar con formación profesional debidamente acreditada, especialización en materias afines a la función a desempeñar, experiencia, idoneidad y competencias laborales debidamente acreditadas en las materias profesionales de referencia”.

Para finalizar, el Reglamento de Funcionamiento Interno, creado por el mismo Directorio el 25/11/2015 por Resolución Nro 3, que deberán sesionar cada 15 días, que habrá quorum con la presencia de seis directores y que también seis directores podrán solicitar que el Presidente convoque a una reunión extraordinaria.

Hemos reproducido todas estas referencias para poner de relieve cuatro conceptos:

1.       La REPRESENTACIÓN que ostentan los directores o vocales

En este sentido, es menester comprender el alcance de esa palabra. Si hay un Representante, también hay uno o varios Representados. En este caso varios miles o cientos de miles. El vocal o miembro del Directorio no representa a una Fuerza como algo abstracto. Menos aún al jefe de esa Fuerza. Está representando a todas y cada una de las personas que conforman la masa de afiliados: activos, retirados, pensionados y familiares de los mismos. No tiene un mandato directo, ya que no ha sido elegido por votación, pero sí uno implícito o indirecto, pero REAL, que surge de su designación.

2.       La IMPORTANCIA dentro de la estructura de la Obra Social

La normativa detalla varias facultades que corresponden al Directorio, pero lo esencial es que debe cumplir una función de CONDUCCIÓN del organismo. Los militares sabemos bien de qué se trata. Hay varias actividades relacionadas con la conducción, tales como la Organización, el Planeamiento, al Supervisión y el Control. No es pequeña tarea, ni fácil. De ahí las exigencias previas a su designación, que suponemos cumplidas. Conocimientos académicos, experiencia, gestión, vocación de servicio y carácter son condiciones necesarias para este puesto.

El Presupuesto anual de este INSTITUTO, que está en el orden de los 18.000 millones de pesos (gran parte del mismo sale del bolsillo de los AFILIADOS), nos da una clara pauta de la importancia del buen funcionamiento del órgano de control.

3.       La RESPONSABILIDAD que les cabe

Quienes han ejercido jefaturas de unidades en las FFAA han sido responsables desde el punto de vista administrativo y desde el funcional. Lo central para ellos ha sido que el Elemento a su cargo se encuentre en condiciones de desempeñar el rol que le corresponde, especialmente en el caso de un hipotético conflicto armado. Ese es el Fin, mientras que el personal, armamento y equipo asignados son los Medios.

Para los Directores del IOSFA, el Fin son las personas. La salud y el bienestar de los miles de personas que son nuestros camaradas y su familia. Somos y seremos nosotros mismos. No se trata de un NÚMERO, como podría ocurrir en una prepaga, sino personas de carne y hueso con quienes hemos compartido una vida y que más de una vez cruzaremos en los pasillos de los Hospitales Militares, que dicho sea de paso frecuentaremos cada vez más.

Desde este punto de vista, debemos considerar las Consecuencias que a corto, mediano y largo plazo producirá una gestión mediocre o deficitaria por parte del Directorio. Y esto es muy difícil de evaluar, pero sabemos que –inexorablemente- la falta de celo en el seguimiento de todos los aspectos que abarca la atención de la salud, devengará en daños personales que no quisiéramos tener que soportar en carne propia.

4.       La RENDICIÓN DE CUENTAS.

Cabe preguntarse si el único responsable es el Presidente del Directorio, identificable, pero efímero, ya que está sujeto a los vaivenes de la política (vamos por el cuarto presidente en menos de cinco años) Ni siquiera está obligado a usar los servicios que administra. Y ¿ante quién rinde cuentas? Ante el Ministro, a quien la Ley de Defensa no le fija como incumbencia la sanidad asistencial. Sólo la militar.

Entonces, los que deben rendir cuentas con absoluta honestidad intelectual son los Vocales miembros del Directorio. Para esto tienen dos vías: una es la que fija el Decreto 637 en su Art. 20 “Presentar un informe de gestión anual al Ministro de Defensa”. Estos informes suelen ser engañosos, muy ricos en la descripción de logros obtenidos y mínimos en lo referente a pérdidas y fracasos.

La otra vía es la jerárquica. Los Jefes de las Fuerzas deben estar permanentemente informados de las vicisitudes por las que atraviesa la Obra Social, el grado de cumplimiento de los objetivos, y muy especialmente la evaluación de desempeño del Presidente y de todo el staff administrativo, que no son ni más ni menos que nuestros empleados, a quienes les estamos pagando abultados sueldos.

Hay mucho que defender. Depositamos nuestra confianza en los nuevos Vocales, y esperamos que sepan cumplir cabalmente con su obligación, así como también agradecemos a quienes han dejado el cargo por imposición, muchos de ellos con aquilatada experiencia y vocación de servicio.

Buenos Aires, 14 de mayo de 2018.

 

Comisión Directiva de UPMAC. Equipo de Obras Sociales.

Comments

  1. Ulises says:

    Resulta obvio que tanto la Plana Mayor de cada una de las fuerzas como los vocales del IOSFA solo velan por sus propios intereses. No quieren quedar mal con el ministro ni con el gobierno de turno, como hacen siempre, aunque ello vaya en desmedro de los afiliados y de la Familia Militar con la que se llenan la boca pero por la cual no hacen esfuerzo alguno.
    IOSFA es la decadencia total en prestaciones y, según parece, lo seguirá siendo con el silencio cómplice de quienes deberían defender los derechos e intereses del personal militar y civil de las fuerzas armadas y de seguridad que aportan al sistema.
    Dicho sea de paso, la recaudación también ha aumentado notablemente con el nuevo sistema de afiliación de Adherentes, por el cual hijos y otros familiares antes a cargo, ahora pagan aparte, sus propios aranceles, como si fuera una prepaga.

Speak Your Mind

*