Fuertes críticas a expresiones del Papa Francisco

A continuación, tres duras Cartas de Lectores enviadas al Diario La Nación, la primera de ellas publicada el pasado 3 de abril en el mencionado matutino. Las dos restantes sin publicar.

 

Cifra

En un reportaje del periodista Jordi Évole, reproducido parcialmente el lunes pasado por LA NACION, el Papa, quien a tenor de las respuestas se expresó más como un político que como jefe de la Iglesia, hablando de los desaparecidos en la Guerra Civil española, en referencia a nuestro país, dijo textualmente: “En la Argentina fueron más de 30.000 en la época de la dictadura”.

Nuestra Asociación afirma, sustentada en todos los documentos que se han emitido al respecto, incluyendo el “Nunca más”, que esta cifra es total y absolutamente falsa, y que su utilización, tanto en el plano local cuanto mundial, cumple la función de una consigna ideológica, que se agita tanto para deslegitimar la guerra contra el terrorismo librada en los años ’70 como para lucrar de manera repugnante con su inevitable resultado de muertos y heridos. Ningún argentino ignora esto, incluidos aquellos que -estos sí públicamente- reivindican y entonan loas al terrorismo de aquel entonces. Tan evidente es también para ellos la mentira de los 30.000 desaparecidos que, en el vano intento de no caer en el ridículo, afirman con desparpajo que ese número tiene carácter simbólico.

Alberto Solanet – Presidente
Carlos Bosch – Secretario
Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia

_______________________

Sr. Director:

“LA NACIÓN” transcribe  las opiniones y expresiones que Su Santidad Francisco utilizó en una entrevista que concedió el 22 de marzo al periodista español Jordi Évole.

Al preguntar a Su Santidad su opinión sobre situaciones políticas derivadas de la Guerra Civil Española, el Papa le respondió: “Hablando de desaparecidos tengo una historia fuerte”- “En la Argentina fueron más de 30.000 en la época de la dictadura y me tocó de cerca. Siempre he defendido a la verdad sobre lo que pasó

Es lamentable que Su Santidad, que conoce la realidad de las cifras y el origen y las causas de ciertos mitos, deje de lado el camino, a veces más duro, de la verdad, de la verdad completa, para difundir los mitos y expresiones basados en la falsedad y la mentira –como el de la cifra 30.000.

Esta cifra fue establecida en su momento, incrementando en más de cuatro veces la realidad, para lograr subsidios de la Unión Europea, su uso posterior, cuidadosa y profesionalmente planificado, ha convertido la expresión “30.000 desaparecidos” en una verdadera marca que tristemente identifica a nuestro país aunque esté basada en la mentira.

Mirando hacia el futuro, sabemos que la paz, así como cualquier grado de  reconciliación debe basarse sobre la verdad.

Pero nos encontramos ante la grave incoherencia de Su Santidad que dice defender la verdad, pero promociona la mentira.

Enrique E. Molina Pico
L.E. 5.173.413

_______________________________

Señor Director:

En el Catecismo de la Iglesia Católica se puede leer la definición de San Agustín sobre la mentira, “La mentira consiste en decir falsedad con intención de engañar” (San Agustín, De mendacio 4, 5).

De acuerdo a lo publicado por La Nación, en una entrevista que el periodista español Jordi Évole le realizó al Papa Francisco, éste manifestó, hablando de desaparecidos,  que “en la Argentina fueron más de 30.0000 en la época de la dictadura”. Otra vez el Papa, aunque suene duro, miente. En nuestro país no hubo 30.000 desaparecidos y el Cardenal Bergoglio lo sabe perfectamente. La Comisión Nacional de Desaparición de Personas (CONADEP) comprobó la muerte y desaparición de alrededor de 7.954, de las cuales, según el Registro del Terrorismo de Estado, 662 personas desaparecieron en la época del gobierno democrático de Juan Domingo Perón y de María Estela Martinez de Perón.

La mentira papal no es inocente, miente para no enfrentarse con la verdad ante los organismos de los derechos humanos infiltrados por la izquierda o para mostrar una imagen adecuada a un mundo en el que dominan los grupos progresistas. La mentira en boca de máxima autoridad de nuestra Iglesia, socava la confianza de los feligreses con su pastor y divide a la grey rompiendo el tejido de las relaciones sociales.

Según lo manifestado en la misma entrevista, el Papa dice que trabaja en conjunto con el Espíritu Santo ya que éste lo releva en algunos momentos del día. No creo que eso suceda, porque la tercera persona de la Trinidad no miente y con total seguridad se aferra a la verdad y no al engaño y a la mentira.

Florencio Olmos
D.N.I. 5.941.080

___________________________

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.