Más reclamos por terroristas homenajeados en la Ciudad

Figuran como víctimas en el Parque de la Memoria y Larreta no responde

Por: Agustín De Beitia*

Un nuevo reclamo fue presentado al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, por el  homenaje que se rinde en el porteño Parque de la Memoria a tres terroristas que figuran como falsas víctimas de asesinato. Con este planteo, las placas de ese monumento objetadas sólo en los últimos días suman ya 73, sin que las autoridades hayan rendido cuentas de este engaño.

La presentación fue efectuada el viernes pasado y es la segunda que realiza la abogada Victoria Villarruel, presidente del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (Celtyv), por casos distintos. En esta ocasión exige a Larreta la remoción de placas con los nombres de tres integrantes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) que murieron mientras ejecutaban un atentado.

Se trata de Eduardo Ernihold, Alonso Jacinto Saborido y Arístides Benjamín Suárez, quienes perdieron la vida durante un ataque de esa organización armada contra el oficial del Ejército argentino Jaime Gimeno, quien fue asesinado en la vía pública en la localidad de Banfield, provincia de Buenos Aires, el 7 de octubre de 1974, en un gobierno constitucional.

La denuncia, que está firmada también por el abogado Sergio Alejandro Reno, secretario de la Comisión Directiva, y por la que se abrió un expediente con el número PV-2019-24051349-GCABA-MGEYA, recuerda que la prensa de la época detalla con profusión de detalles las circunstancias del atentado y los nombres de los autores. Y señala que hasta los propios relatos de la organización, recogidos en su publicación, “Estrella Roja”, admiten que los tres participaron del asesinato de un agente del Estado.

Los diarios relatan que ese día, a primera hora de la mañana, el mayor Jaime Gimeno salía de su casa en su auto particular cuando desde dos camionetas lo estaban esperando y abrieron fuego contra él. Gimeno logró disparar con su pistola reglamentaria, hiriendo a un terrorista que portaba una granada y que se disponía a arrojar sobre el auto del militar. La granada detonó, matando en el acto al terrorista que la portaba e hiriendo de gravedad a dos más que fallecieron poco después.

El escrito de los abogados recuerda también que el asesinato del mayor Gimeno formó parte de una “represalia del ERP”, que había dispuesto matar a 17 militares en venganza por la muerte en combate de 17 terroristas en Catamarca durante el ataque a un regimiento meses antes. Gimeno fue uno de los 9 militares asesinados entre septiembre y diciembre de 1974. La masacre se interrumpió ante la conmoción social que causó el asesinato del capitán Humberto Viola y su pequeña hija de 3 años el 1 de diciembre de 1974 en San Miguel de Tucumán.

Villarruel y Reno afirman que los tres guerrilleros muertos durante el ataque al mayor Gimeno “tienen grabados sus nombres en el monumento del Parque de la Memoria como si fueran héroes que combatieron contra una fuerza extranjera o víctimas inocentes arrancadas de sus casas”. Y, tras agregar que en la página web del Parque de la Memoria los tres figuran como “asesinados”, advierten que el homenaje “resulta muy cercano a la apología del delito”.

Sostienen, además, que “resulta de una injusticia irritante que quienes fueron asesinados no tengan una sola placa de homenaje y, en cambio, sí la tengan quienes desde la ilegalidad, perpetraron el ataque”. Los abogados presentaron una copia de la denuncia al secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, junto con el pedido de una reunión para tratar la problemática de las víctimas del terrorismo.

Con esta presentación suman ya tres los reclamos efectuados recientemente a Larreta por homenajear a terroristas en el Parque de la Memoria.

El Celtyv pidió el pasado 25 de julio retirar 52 placas con nombres de integrantes del ERP que murieron mientras atacaban el Batallón Depósito de Arsenales 601 “Coronel Domingo Viejobueno”, en la localidad de Monte Chingolo, el 23 de diciembre de 1975.

Pocos días antes, la promoción 93 del Colegio Militar de la Nación anunció que reactivaría un reclamo efectuado el 20 de mayo para que retiren las placas de siete miembros del ERP involucrados en el asesinato de los mayores post mortem Humberto Viola (1/12/74) y Miguel Keller (18/8/75), y de la pequeña hija del primero.

A estas 62 placas impugnadas se suman otras 11 que aparecen como supuestas víctimas de la represión ilegal y en realidad corresponden a montoneros que cayeron abatidos mientras atacaban un cuartel militar en Formosa, cuyos nombres exige remover Jovina Luna, la hermana de uno de los soldados muertos en defensa del regimiento. Luna presentó incluso una denuncia penal contra los funcionarios públicos involucrados en ese fraude, que habilitó el pago de millonarias indemnizaciones para los familiares de los guerrilleros.

______________________________

(*) Nota publicada en el diario La Prensa el 5/8/2019

NdR: El Mayor Jaime Gimeno era Farmacéutico y se desempeñaba en el Comando de Sanidad del Ejército.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.