Pena de Muerte

Están condenados a muerte aunque no se diga en voz alta ni oficialmente

Por: Monseñor Antonio J. Baseotto CSsR*

Hace unos años, quien fuera entonces presidente de la Nación, Carlos Saúl Menem, lanzó, para medir el pulso de la opinión pública, la idea de la pena de muerte para violadores y causantes de otros delitos. Se levantó una ola de protestas, críticas y declaraciones contra la pena de muerte. Ese fue el clima que entonces se respiró. Y la cultura de rechazo a la pena de muerte sigue teniendo vigencia en la sociedad. Sigue en pie el concepto de que es inhumana e ineficaz para los fines que persigue.

Sin embargo (con la complicidad del silencio), la pena de muerte hoy se aplica en nuestra sociedad. No por fusilamiento o silla eléctrica, pero de una manera lenta, sin estridencias ni espectáculos chocantes, pero pena de muerte al fin.

Llevo casi quince años visitando a militares, policías y civiles que tuvieron algo que ver en el «Proceso» (unos 2300). Y veo cómo se van deteriorando gradualmente bajo el estigma de «genocidas». Muchos de ellos sin proceso, otros con proceso de dudosa objetividad, con sentencias por varias causas que se les van acumulando: lo que significa añadir años a su reclusión, algunos con varias sentencias de prisión perpetua, etc. Están condenados a muerte aunque no se diga en voz alta ni oficialmente.

El hecho es que han fallecido más de 500 (165 en los cuatro últimos años). Recuerdo: en el penal de Marcos Paz estaban mezclados con asesinos, violadores y otros acusados de diversos delitos. Transcurridos unos años, muchos de estos recobraron la libertad: delincuentes. Mientras que quienes, equivocados o no, arriesgaron su vida para que el marxismo no destruyera nuestra identidad argentina (con todo lo que la constituye «patria»), siguen a «la sombra». Estos ancianos, ¿no están condenados a muerte?

Creo que es un tema en el que la opinión pública debe involucrarse: primero, conociendo la realidad de los mismos «presos políticos», interesarse más en cómo se han desarrollado los juicios, y tener en cuenta la realidad humana de quienes, privados de libertad, languidecen en los lugares de detención. Y no está de más considerar la situación de sus familias: visitas más o menos frecuentes a los detenidos por años, ambiente hostil (e informado parcialmente), que respiran sus hijos y sus nietos, etc.

Creo que es una falacia afirmar que no hay pena de muerte. ¿Y esta muerte lenta y extensiva?

_______________________________

(*) Obispo castrense (E) de la Argentina – Publicado en La Nación – Cartas de Lectores – 8 de junio de 2019

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.