Inquieta la reforma de las obras sociales

Advierten sobre el posible uso clientelar de los fondos de las Fuerzas Armadas

Publicado en La Nación, el 06 de junio de 2013

La unificación de las obras sociales de las Fuerzas Armadas y de seguridad en un instituto autárquico fiscalizado y controlado por el Ministerio de Defensa suscitó rechazos en la oposición y generó preocupación en las unidades castrenses.

“La creación del instituto no busca solucionar los problemas de las obras sociales de las Fuerzas Armadas, sino crear otra caja millonaria para La Cámpora”, advirtió el diputado nacional Julio Martínez (UCR La Rioja), ex presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara baja, al referirse al manejo de la caja de $ 720 millones que sería controlada por el nuevo ministro del área, Agustín Rossi.

“Nos parece llamativo que Rossi haga un anuncio de esta envergadura a menos de 24 horas de haber asumido su cargo, lo cual demuestra que está prestando su nombre para políticas y decisiones que no son propias”, cuestionó el legislador. El decreto 637/2013, publicado en el Boletín Oficial, está datado con fecha 31 de mayo -tres días antes de la asunción de Rossi- y lleva la firma de la Presidenta y de diez ministros, entre ellos el ex ministro de Defensa y actual titular de Seguridad, Arturo Puricelli,

Mientras algunas entidades castrenses analizan una posible acción de amparo en la Justicia, fuentes militares dejaron trascender su inquietud por el futuro de las instituciones de salud conducidas hoy por las fuerzas. El Hospital Militar, al igual que el Naval y el Aeronáutico, son dirigidos hoy por médicos militares, dependientes de cada fuerza. No está claro aún si la conducción de los establecimientos pasará a ser netamente civil.

El decreto crea el Instituto de Obras Sociales de las Fuerzas Armadas para atender a unos 600.000 beneficiarios, entre el personal del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, la Gendarmería y la Prefectura Naval, y sus grupos familiares.

“Los problemas financieros de las obras sociales de las Fuerzas Armadas y de seguridad son responsabilidad total y absoluta de los gobiernos kirchneristas, que ajustaron salarios vía inflación y las desfinanciaron por los escandalosos pagos en negro”, argumentó Martínez.

En tanto, se espera que hoy asuma el gabinete que secundará al ministro Rossi, que tendría una impronta diferente a la de su antecesor. Se especula con la incorporación de dirigentes de La Cámpora, como el flamante secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa, Santiago Juan Rodríguez, y el retorno de funcionarios de la ex ministra Nilda Garré, cuyo paso por la gestión incomodó al sector militar.

La política salarial kirchnerista para las Fuerzas Armadas y de seguridad consistió en aumentar, hasta límites impensados, la proporción de los suplementos no remunerativos ni bonificables, que en algunos casos superaba el 50% de las remuneraciones.

Speak Your Mind

*