20 de febrero

1813 Batalla de Salta

1827 Batalla de Ituzaingó

20 de febrero de 1813

Después de la victoria de Tucumán, “sepulcro de la tiranía“, en la que reinó el caos, la improvisación, el coraje y la ayuda de la Virgen de la Merced; Belgrano se dirigió hacia Salta persiguiendo a los realistas de Pío Tristán con los apoyos recibidos de Bs As. Pensaba hacer un ataque frontal por la quebrada de Portezuelo, al sur de Salta.  -Por allí no- le aconsejó el capitán Saravia ( chocolate Saravia). Siguiendo por la quebrada de Chachapoyas (hoy barrio militar) sorprenderá los godos por la retaguardia, agregó. Eso hizo Belgrano, envió a su vanguardia (Díaz Vélez) a aferrar en El Portezuelo y con su ejército, bajo la lluvia torrencial siguió las indicaciones de Saravia. Cuando llegaron al campo de Castañares, al norte de la ciudad y de los realistas, Pío Tristán exclamó “ni que fuesen pájaros”. Fue la maniobra perfecta. La batalla fue un día como hoy. Casi 3000 hombres se rindieron y entregaron sus bagajes, desde los generales hasta los tambores, al pie de la Bandera Argentina que por primera vez flameó en la guerra. Lo premiaron a don Manuel con un sable repujado con oro y 40000$. Rechazó el dinero “por no ser digno de mi honor” y los donó para cuatro escuelas ( Jujuy, Tucumán, Tarija y Santiago del Estero).

20 de febrero de 1827

La Batalla de Ituzaingó o Batalla del Paso de Rosario fue un enfrentamiento ocurrido el 20 de febrero de 1827, que se desarrolló en lo que actualmente es el centro-oeste del estado de Río Grande del Sur, durante el transcurso de la Guerra contra el Imperio del Brasil. En esa acción las tropas de las Provincias Unidas del Río de la Plata vencieron al ejército brasileño, reforzado por una numerosa divisón austríaca, a pesar de su superioridad numérica. Este hecho determinó la pérdida del control de la Banda Oriental que estaba en manos brasileñas desde 1820 y contribuyó a la Convención Preliminar de Paz que se firmó en 1828 y que culminó con el reconocimiento de Uruguay como estado libre, independiente y soberano.