A los 40 años de la gesta de Malvinas «La otra cara de la moneda»

Por Héctor Gustavo Pugliese (*)

“Nadie es más acreedor al título de ciudadano que el que sacrifica sus comodidades y expone su vida en defensa de la Patria”.

“No hallo medio entre salvar a la patria o morir con honor”. 

General Manuel  Belgrano

“Lo malo de morir por la Patria es que solo se puede hacer una vez” Adagio del legionario Romano.

“Morir por la Patria es existir eternamente” Anónimo.

Esta introducción histórica es solo para recordar la importancia de la Pertenencias  a la Patria y el sagrado juramento del Soldado, dos hechos que en la “GESTA  DE MALVINAS” se vieron a diario. Lo demuestran los 13 oficiales, 35 suboficiales y 138 soldados muertos en combate en las islas.

Del mismo modo es importante recalcar que todas las organizaciones que funcionan cualitativamente y cuantitativamente en forma excelente, es por el resultado o la sumatoria de toda y cada una de las partes de la estructura, es decir del éxito gerencial, de los mandos medios y de los  obreros. Lo mismo ocurre con los Ejércitos, el sistema no funciona solamente con un sector, el triunfo se logra con una conjunción de los diferentes estamentos, la victoria se logra por el conjunto y no por lo individual.

Y como siempre que llegamos a un aniversario importante de esta la última GESTA honrosa de nuestra historia nos sentimos obligados a recordar algo que debería ser conmemorado perpetuamente, todos los días del año. La “GESTA DE MALVINAS”, es un hecho de nuestro pasado reciente que tiene entre nosotros a sus protagonistas, héroes  vivientes de esa hombrada de criollos realizada hace 40 años.

Lamentablemente hay quienes, equivocadamente o intencionadamente  tratan de buscar hechos truculentos o a culpables de actos infames dentro de un acontecimiento histórico que por el contrario enorgullece a todos los argentinos de bien que son la gran mayoría de nuestro pueblo.

Otros tratan de cualquier manera de denostar  a los oficiales y suboficiales como si no hubieran estado junto al soldado en las primeras líneas del combate. Y el hecho real es que oficiales, suboficiales y soldados pelearon codo a codo frente a un enemigo nítidamente mayor, que poseía un poder militar, terrestre, naval y aéreo superior y que ellos con insuficientes medios y en permanentemente inferioridad como queda dicho, combatieron valientemente y con honor. El único enemigo irrefutablemente y categóricamente era el inglés, es decir, el Reino Unido con el apoyo técnico,  político y algo más, de la OTAN, de los Estados Unidos especialmente y de algunos vecinos nuestros muy cercanos. Por ello los combatientes deben ser vivos paradigmas para las generaciones actuales y futuras.

Para ejemplificar o mejor dicho fundamentar lo dicho, tenemos:

  • Lo expresado en un reportaje por un referente del enemigo, el Brigadier General  Julián Thompson, comandante de los royales marines que desembarcaron en Malvinas «Los argentinos pelearon muy bien. No fue un picnic. Los militares argentinos combatieron muy bien y hubo momentos en que podría haber pasado lo contrario de lo que pasó. El combate de monte Longdon fue la más duramente peleada y en monte Harriet  había muchos enemigos a enfrentar y pelearon bien y duramente”
  • El porcentaje de bajas del Regimiento de Infantería 4 en los combates de monte Harriet y Dos Hermanas, a órdenes del entonces Teniente Coronel Diego Alejandro Soria, mantuvo esas posiciones avanzadas con aproximadamente 26 oficiales, 100 suboficiales y 355 soldados, y tuvo las siguientes bajas (muertos y heridos), 10 oficiales, es decir casi un 40%, 28 suboficiales, casi un 30% y 105 soldados, casi un 30%. Como vemos el porcentaje de bajas nos muestra, lo dicho, del combate codo a codo.
  • La compañía C, de mi Regimiento en Malvinas, el 25 de Infantería, en el combate de Pradera del Ganso o Darwin, tuvo las siguientes bajas, 1 oficiales de un total de 4, es decir un 25%, 6 suboficiales de 12, un 50%, y 23 soldados de 105, un 25%. Aquí también el combate fue hombro con hombro y sin repliegues a destiempo.
  • Los Oficiales, suboficiales y soldados, heridos y muertos que yo personalmente vi en el hospital de Puerto Argentino, a excepción de los pies de trinchera, eran la gran mayoría en el frente del cuerpo. Es por eso que cuando a los veteranos los llaman “chicos de la guerra”, se disgustan porque pese a su edad en la Gesta del 82, demostraron ser hombres bien machos por su valor y desempeño en el fragor del combate.
  • También hay que rescatar que las primeras líneas de combate de la Infantería en la defensa estaban conformadas por soldados de 18 a 20 años, suboficiales de 18 a 22 años y oficiales de 20 a 23 años, o sea jóvenes que demostraron su valor y lealtad.
  • El comandante de las fuerzas terrestre del  enemigo, el Brigadier Mayor Jeremy Moore, en una conferencia, manifiesta que los soldados argentinos combatieron  como los mejores y que eso demuestra la eficiencia en  el mando y comando de los suboficiales y oficiales en el frente del combate.
  • Otros jefes, oficiales y suboficiales del adversario han manifestado los valores de los combatientes Argentinos, oficiales, suboficiales y soldados, destacando el valor y en algunos casos la temeridad. Entre ellos podemos mencionar al jefe del regimiento  de paracaidistas 3, Teniente Coronel Pike, por el asalto a Monte Londong, al suboficial del batallón de infantes de marina comando 45, sargento George Meachin, por el ataque al monte Dos Hermanas, al jefe del  batallón de infantería de marina comando 42, Teniente Coronel Nick Bauk,  en el ataque a Monte  Harriet.
  • Posterior a la Guerra y por lo duro del combate se han suicidado 300 Británicos, veteranos de la Guerra por las Malvinas. En un articulo del The Sunday Times de 10 de Junio del 2007, titulado “A land unfit for heroes”, un País no preparado para los héroes, donde dice “Es una muy triste sorpresa que  demasiados  soldados y marinos por su experiencia de los horrores de la guerra no se han podido adaptar a la vida civil. Perseguidos y atrapados por sus experiencias, aterrorizados por sus recuerdos permanentes,  ellos presentan o desarrollan desordenes psiquiátricos o sicológicos y a pesar del apoyo de sus familias y amigos sucumben al suicidio”
  • El Ejército Argentino en las Islas destacó  aproximadamente 7352 soldados y tuvo 138  muertos en combate, es decir un 1,86%, 2015 suboficiales con 35 muertos, un 1,78% y 634 oficiales con 13 muertos, un 2,05%. Es decir el porcentaje es similar en las diferentes jerarquías y en Oficiales el porcentaje es mayor que en la IIda guerra mundial, Corea  y Viet Nam.
  • El Reino Unido reconoce las siguientes cifras oficiales de bajas, muertos 255 hombres durante el desarrollo de las operaciones, ascendiendo la cifra del personal herido a 777 hombres; es decir un  total de 1.032 bajas. Esta suma define claramente que el porcentaje de bajas, con relación a los días de combate, fue uno de los más altos de pérdidas soportadas por Gran Bretaña, desde la Segunda Guerra Mundial. En el conflicto de La Palestina, de duración 1945 a 1948 aproximadamente los Británicos tuvieron   223 bajas; en la guerra de Corea, entre los años 1950 y 1953, tuvieron 537 bajas; en Chipre, entre los años 1954 y 1959, asumieron 105 perdidas; en el conflicto del Canal de Suez en 1956,  se adjudicaron 32 bajas; en Malaya, entre 1958 y 1961   se otorgaron 525  bajas; y en Malvinas, entre el 1ro de mayo y el 14 de junio de 1982 reconocieron como quedó dicho  255  muertos. Es decir que en el transcurso de los cuarenta y cuatro días de combate en los archipiélagos del Atlántico Sur, los británicos sufrieron bajas de casi seis hombres por cada día de combate; mientras que durante la guerra con mayores pérdidas numéricas, Corea, la cantidad asciende a once muertos por mes aproximadamente.
  • Además podría extenderme en miles de ejemplos de actos heroicos por todos conocidos y ya tratados por otros autores, pero no quiero exceder  la atención del lector.

También como Veterano de esa Gesta el paso de los 40 años, desde su ocurrencia cronológica, no hace más que motivarme en la investigación permanente de esta, vivida por nuestros hombres de armas, acompañados por todo el  Pueblo Argentino y por qué no, por amigos extranjeros de todas las latitudes  que siguieron esta  hazaña como si fuera  propia.

Los Argentinos, sabemos, que la Gesta por las Islas Malvinas no es motivo de estudio por el  sobresaliente empleo de las políticas de estado, ni de las estrategias planteadas y mucho menos por la estrategia militar. Ni debería haber sido pensada como solución internacional aconsejable debido a que eran numerosas las opciones de salida por explorar que existían. Pero si es motivo de análisis por el desempeño de sus combatientes, oficiales, suboficiales, conscriptos y civiles que como brillantes “soldados” pelearon.

Además estos hombres refrendaron el prestigio del criollo patriota que dio su vida en tantas otras gestas y concretaron así el sagrado juramento militar de dar su vida por la Patria.

Así consideramos verdaderos héroes a los 649 muertos y al resto que regreso, que pese a la desmalvinización persistente, volvieron con la frente alta y permanecen como testigos permanentes de lo ocurrido.

Pese a todo la descalificación a esos Veteranos y por qué no la detracción y la calumnia, continua, de minúsculos sectores, quizás por el rencor, tirria y venganza a las instituciones o intereses comerciales, no editoriales de vender lo amarillo o lo truculento, y con ello tratar de demeritar a esos bravos.

El objetivo, que parecen tener, es la intención de manipular a la ciudadanía o al pueblo, y lejos de construir, cierran los ojos  a toda la verdad y solo ven un perfil, distorsionado y falaz. Con esto solo se favorecen intereses espurios, anárquicos proyectos u obscuras ambiciones fomentando la disociación de los Argentinos y el desmerecimiento o demerito de verdaderos Héroes.

Recordemos que en aquella mañana del 2 de abril de 1982, los argentinos nos sorprendimos por la grata y deseada  noticia. Se habían recuperado nuestras hermanitas perdidas con una limpia operación castrense durante la madrugada. La alegría, satisfacción  y  euforia atrapo a todos los Argentinos.

En conclusión  dejar bien en claro, que lo que se hizo hace solo 40 años también se puede hacer hoy, siempre que el objetivo inquirido tenga lo noble y épico que todas las GESTAS requieren. GESTA DE MALVINAS con mayúsculas, GESTA por su significado auténtico de HAZAÑAS o conjunto de hechos memorables, heroicidad, hombrada, saga, valentía, heroísmo, proeza. Además las Gestas no son solo militares, también pueden ser sociales, religiosas, culturales o políticas.

 ARGENTINOS  manos a la obra, el futuro venturoso es posible, en Paz y unidos lo lograremos y siempre orgullosos de ser criollos y apasionados por su Patria.

(*) Coronel de la Nación Veterano de Guerra de Malvinas.